Cuando tenía aprox 13 años, con una conexión telefónica a internet que incluía una foto de Pampita en poca ropa, empecé a navegar la web hasta llegar a un *blog*. Bueno, en ese momento no sabía como se llamaba ni que era, pero me encontré con una voz amiga parecida a la mía que escribía sobre sus experiencias, sus gustos y su día a día en una PÁGINA DE INTERNET. Era el blog de la hermana de una amiga del colegio, que se vestía increíble con sus hell raisers y su cardigan de animal print. Vivía como a 3 cuadras de casa y ver que alguien tan cerca se vestía tan bien fue un flash completo. Como persona con una corporalidad gorda el mundo de la moda siempre fue un mundo del cual me sentí excluída, yo miraba todo desde atrás del vidrio de mis bermudas beige, mis zapatos con plantillas y mi remera rayada de algodón y polyester. 
Pero amaba mirar, amaba ver como ella contaba lo que hacía todos los días y como habitaba esas prendas que a mí nunca me hubieran ocurrido combinar. Empecé a leer su blog cada vez que actualizaba y 
Back to Top